Musca II

Musca II es la segunda parte de un relato que pueden leer haciendo click acá —>  Musca

 

Luego de mucho tiempo de llevar una banana pegada en la frente, comencé a preguntarme el porqué de mi necesidad de vivir rodeada de moscas.
Al principio fue una forma de protegerme, cualquiera que se acercara a mí con una iguana escondida, sería descubierto por la insistencia de su reptil para comerse mis moscas. Pero el peligro había desaparecido, ya había aprendido a espantar reptiles y la presencia de moscas comenzaba a perturbarme.
Una mañana me animé a desprenderme de la rutina de aplastar una banana en mi frente antes de salir. Me bañé, desayuné y salí a la calle con el rostro perfumado y despojado de aquél puré que, con las horas, se convertía en una masa oscura,  maloliente y pegajosa. No resultó sencillo el andar. Sentía que algo me faltaba. Tuve miedo como nunca antes. El temor comenzaba a crecer desde mis pies y al subir se apoderaba del aire hasta ahogarme. Imaginé, como nunca antes, la presencia de reptiles por todos los rincones. El mundo se transformó, para mí, en una amenaza sin precedentes, y mi decisión de no rodearme de moscas, parecía haberse convertido en un castigo más que en una solución.
Mentiría si dijera que no tuve ganas de volver a salir con la banana aplastada en la frente. Muchas veces me detuve para no hacerlo. Sentía que el caos que había conocido al no rodearme de moscas, únicamente podría vencerlo con control.
El temor me acompañó durante mucho tiempo, si bien no podía evitar sentirlo, en ocasiones podía controlarlo con respiraciones profundas, regulares y pausadas. Pasado el momento quedaba abatida. En esos días, también, descubrí que no temía tanto a los reptiles como a la ausencia de moscas. Mis conversaciones con otras personas se vieron limitadas durante todo aquel tiempo, ya que el tema que me ocupaba no podía ser fácilmente comprendido y corría el riesgo de ser juzgada maliciosamente, y en mi estado no podía darme el lujo de exponerme a crueles comentarios. Me sentía débil, librando una batalla, sí, pero débil, indefensa y sin moscas.
Lenta, muy lentamente, comencé a experimentar una nueva sensación desconocida y desconcertante: odiaba a las moscas. Me di cuenta un día al pasar cerca de una y, sin pensarlo, aplastarla contra la pared. Los seres humanos no estamos preparados para comprender los cambios. Lo primero que sentí fue placer, lo segundo, temor a haberme convertido en un reptil. Nuevamente el miedo, y el caos que llegaba esta vez desde otro lugar. Ya no sentía miedo del mundo, comenzaba a sentir miedo de mí. Cansada de lidiar con el miedo, el caos, los reptiles, las moscas y el mundo, cierto día compré un kilo de bananas para aplastar por todo mi cuerpo, llenarme de moscas y sentir nuevamente que estaba protegida. Pero una nueva sorpresa me esperaba: las bananas me repugnaban tanto como las moscas. No tengo salida, pensé. Probé con otros alimentos, me embadurné la cara con paté y salí. Volvieron las moscas, pero ya no me servían. Definitivamente había llegado hasta la zona más empantanada, hedionda y oscura de mí misma. El fondo, el habitáculo más siniestro y miserable de mi ser, el sótano construido en los cimientos mismos de mi mente enferma, “debo comenzar a curarme”, dije.
Entré al baño de un bar para quitarme ese absurdo paté del rostro, estaba enfurecida, triste, desesperada, asustada y cansada. Abrí la canilla y sin dudar me mojé la cara, el agua estaba fría, la pileta se llenaba de un líquido amarronado y espeso que iba cambiando de color a medida que continuaba lavándome. Finalmente el agua se volvió clara, levanté la cabeza y encontré mi cara limpia reflejada en el espejo,- :hola, me dije, y salí a la calle. Una bandada de murciélagos se acercaba desde la esquina, podría haber corrido a refugiarme en algún lugar, pero escaparme ya no era para mí una opción. No detuve el paso ni siquiera cuando me rodearon, y al no obtener respuesta siguieron su camino. Y yo el mío.

 

Anuncios

Alga Nori

Hay días en los que recuerdo a mi tía Nora.
Nori le decíamos, el diminutivo de Norita, que ya era un diminutivo de su nombre. Casualidades, o causalidades, pienso ahora.
Nora, Norita, Nori pintaba mariposas de esas que en una época se pegaban en la heladera con un imán.
Visitarla era, para mí, un paseo a pie sobre las vías electrocutadas del tren fantasma, sobre todo luego de su primer intento de suicidio, cuando yo era muy pequeña y me llevaron a verla tendida en su cama, con un camisón celeste, llorando desconsoladamente y con las muñecas vendadas. Mi abuela también lloraba, y yo fantaseaba con que la mancha en el piso del baño de su casa era sangre de mi tía. La mancha no salió nunca, seguramente nada tenía que ver con lo que yo creía que era. O sí.
Las fiestas navideñas familiares estaban colmadas de charlas a cerca de Nori, que nunca iba porque “tenía fobia”, decían los adultos, mientras se encogían de hombros.
Recuerdo ser muy pequeña e intentar jugar con ella, que nunca tenía ganas, y con su voz mínima me decía “no tengo ganaz ”, porque ceceaba.
Para mí era un monstruo que fumaba Particulares 30 y tenía problemas que nadie me explicaba exactamente en qué consistían, pero la habían llevado a cortarse las venas y manchar el piso del baño de la casa de mi abuela. Ese episodio, si bien no fue agradable en lo mas mínimo, me dio cierto aire de importancia al día siguiente, cuando fui a la escuela y le conté a mis compañeritos “mi tía se cortó las venas porque se quería morir pero no se murió”.
Yo tenía como ventaja el hecho de vivir lejos de su casa, y ahora pensándolo bien, ese detalle me ha favorecido enormemente en cierto momento que ya les relataré en los párrafos siguientes.
Crecí escuchando la historia oficial a cerca del “problema” que tenía Nora: la muerte de su hermano atropellado por un camión, cuando ella tenía quince años. Decían que Nora era alegre y divertida cuando niña, pero que después de “lo del hermano”, se metió “para adentro” y quedó así. Lo curioso era escuchar que su otra hermana también se había cortado las venas una vez, pero no como Nora, se las cortó “un poquito nada más” porque estaba triste luego de separarse de un marido que se llamaba Eduardo, como un compañero mío de la primaria, al que me pidieron que no nombre en las reuniones familiares para que mi otra tía no se ponga triste.
Norita era baja, llevaba el pelo corto y lavaba su ropa con el mismo jabón con el que se bañaba, luego la colgaba en una soga y a eso olía ella, a jabón de tocador.
Un día Norita decidió morirse en serio. Parece que abrió todas las llaves de gas de su casa, que estaba junto a la de sus padres.
Había terminado el día de la madre y alguien llamó a mi casa “explotó todo”, me dijeron. Y nombraron a Nora. Al día siguiente me acerqué hasta la casa de mi abuela, los escombros formaban una montaña a la que había que trepar si querías llegar hasta lo que, un rato antes, había sido el living.
Todos lloraban. La escena era patética, una casa entera reducida a escombros. Cámaras de televisión, y vecinos diciendo “los ladrillos cayeron en mi casa, y eso que vivo en la esquina”
Un tío mío decía que la culpa la tenía la empresa de gas. Mis pericias indicaban un claro atentado de Norita hacia ella misma y su entorno.
Al menos logró morirse, y no como la otra vez. Lo único que puedo recriminarle, es el haber destruido aquel baño de mi abuela, al que a veces necesitaría volver para confirmar si aquella mancha que recuerdo estaba allí, o la inventé.

El final

Este es un cuento escrito por mi hijo Thiago, de diez años. Con algunas correcciones mías, pero creado íntegramente por él. Fué muy divertido hacerlo, ojalá les guste, y tengan ganas de dejarle comentarios!
 
 

Una mañana Hilario vio en la televisión que un ladrón había entrado a robar a una cuadra de su casa. Junto con su mamá fueron a preguntarle a su vecina si necesitaba ayuda.
En el mismo momento, Venus, que vivía en la calle Serrano 250, a dos cuadras de la casa de Hilario, y a una de la de Carlos y Marla (las víctimas del robo), también fue con su mamá a ofrecer su ayuda, y allí se encontraron todos.
Tocaron el timbre. Carlos, recién despierto, salió a atenderlos muy confundido. -Qué hacen a estas horas? les preguntó. -Vimos por televisión que habían entrado ladrones a tu casa -, dijo la mamá de Hilario. -Acá nunca ha robado nadie nada!- gritó Carlos más confundido que antes. -Entonces la televisión mintió?, preguntó Hilario. -Cómo puede ser?, dijo Venus. Las madres de los niños se indignaron:- Vamos a llamar a ese canal, desgraciados! zopencos! , mentirnos de esa forma!.
-Esto es muy raro-, dijo Carlos, – pero pasen, pasen, me gustaría invitarlos a tomar una tacita de café descafeinado para agradecerles su preocupación. -Y para los niños leche sin nata -, dijo Marla, su esposa, asomándose por la ventana.
Todos entraron. La casa tenía un patio gigante. Hilario y Venus estaban ansiosos por  ir a jugar con Goran, el pequeño Chihuahua de Marla y Carlos, entonces en el apuro Venus volcó su leche sin nata y Goran no tardó en limpiar el piso.
Los niños fueron por fin a jugar al patio, con una soga y una pelota improvisaron un partido de Volleyball, y en eso estaban cuando vieron bajar por la medianera a don Miguel Zaccarello, el vecino de enfrente, quien les dijo:- Dejen la pelota y escúchenme!. En ese mismo momento, las madres de Hilario y Venus llegaron al patio para avisarle a los niños que ya era la hora de irse, y grande fue la sorpresa al ver a don Miguel, mientras Venus gritaba: – Santos gatos!!!. Entonces llegó Carlos al grito de “deyukiljara”, tal fué el griterío  que rato después todos, excepto Carlos, salieron corriendo y aturdidos.
Cuando Venus y su mamá llegaron a su casa, Venus le dijo al papá “zrabo te sakam papata”, y se durmió abrazada a su gato Raúl.
Zaccarello y Carlos continuaban gritándose, Carlos le decía: – Cómo puede ser que entres a nuestra casa por segunda vez sin permiso?, la primera nos rompiste el “jarrón Mantú de la Suerte Aguada”, volvé a tu casa, de donde nunca tendrías que haber salido. Pero Miguel Zaccarello no se iba, hasta que Marla lo amenazó con una toronja. -Soy alérgico a las toronjas, mejor me voy!, dijo Miguel, y saltando la medianera volvió a su casa.
Al día siguiente Zaccarello tocó el timbre de la casa de Carlos y Marla para pedirles disculpas por lo ocurrido el día anterior, una vez que desaparecieron los rencores, se animó a decirles la gran verdad que tenía guardada: – Quiero que sepan que tengo 607 años!. En ese momento sonó el teléfono, Carlos atendió, y una voz del otro lado dijo -está Empel?, quién?, preguntó Carlos. -Empel, de apellido Otas, entonces Carlos le preguntó a Marla  – Vive acá Empel Otas?, si hay algún Empel Otas por acá, que venga al teléfono!. Zaccarello y Marla reían por el despiste de Carlos, todos estaban muy felices, hasta que, sorpresivamente, estalló el planeta.

Abandono

Cuando te fuiste, todos pensaron que la ausencia era parecida a la que emanaba tu cuerpo cuando estaba allí.
Las cortinas verdes continuaron oscureciendo el living, tu habitación siguió fría y elemental. El perro continuó esperándote sin saber que nunca volverías, y hasta el momento en que su instinto le ordenó olvidar, siguió moviendo su cola al sonido de unos pies cualquiera acercándose a la puerta de la casa.
Desaparecieron las cenas y los almuerzos tensos. Desaparecieron las cenas y los almuerzos. El reloj pulsera que dejaste junto al velador, juntó tierra en tal forma, que al quitarlo de allí dejó la huella marcada en la madera de tu mesa de luz.
Cuando te fuiste, los demás ocupantes de la casa comenzaron a llorarte como si hubieses muerto. Es que tal era para ellos la ausencia en la casa, minada de tus objetos.
Cuando tu nuevo paradero encontró destino, los que quedaron en la casa vacía te visitaban sin entender si lo que veían en vos era cierto, o si eras un fantasma, alguien a quien se ve en sueños porque ya murió.
Inclusive tus caricias les resultaban inciertas, tu voz, tus cafés, tu nueva casa.
Y hasta ellos dudaron de su propia existencia, y la del perro, y la de las cortinas verdes.
Todavía hoy creen que todo pudo haber sido un sueño.

Medias rojas

…esta es la primera vez que lo hago. Cambié el final de uno de mis cuentos publicados porque, luego de mucha reflexión, decidí que no estaba de acuerdo con la forma en la que resolví esa historia. El cuento se llamaba “Red” y lo publiqué días atrás, pueden verlo en este blog. Ahora se llama “Medias rojas”, y es igual, salvo el final.

***********************************************************************************

Lo que más le gustó a Hernán de mí, fue el hecho de no haberme tenido que pedir nunca que me ponga medias de red.
Solía enfundar mis piernas con ellas a menudo. No había necesidad de hacerlo cuando vestía mi minifalda de cuero diminuta y los tacos de charol, pero lo hacía de todas formas. Necesitaba ver mis piernas pidiendo escapar entre aquellos rombos negros, jugaba cambiándoles la forma, me divertía ver como mi trasero quedaba dibujado luego de haber estado sentada un largo rato. Después descubrí que podía usar unas más cortas, con porta ligas, entonces desaparecieron los dibujos en mi trasero, pero a cambio obtuve la diversión asegurada con Hernán.
Hernán amaba desabrochar las medias del porta ligas con un cuchillo entre los dientes. Tenía el don de llevarme a un punto en el cual todo podía ocurrir. Hasta ver cómo desenfundaba un cuchillo a centímetros de mi entrepierna, y desfallecer de ganas de que hiciera cualquier cosa con mi cuerpo. Lo que sea. Y cuando digo “lo que sea” lo digo con total conciencia de lo que aquello significaba. El sentimiento era tan aterrador como excitante, y la sonrisa de Hernán era para mí, el Infierno y el Edén al mismo tiempo.
Ese día nos encontramos en el bar de siempre.
Yo tenía mis medias red, zapatos de tacos altísimos, una blusa roja excesivamente escotada y una mínima pollera negra con tablas para que no se note el porta ligas.
Lo saludé con una mordida en los labios, eso siempre le provocaba una sonrisa que a mí, me provocaba ganas de morir acuchillada por él en el hotel mas cercano.
A cinco cuadras del bar estaba nuestro hotel de siempre.
Caminé ese tramo provocándolo y prometiendo miles de vejámenes, le pedí el cuchillo y mientras caminaba, levanté mi pollera y corte uno de los ganchos que sujetaban las medias, me lo puse en la boca y de un beso se lo di. “Te voy a matar”, me dijo entre risas y besos. “Matame”, le dije antes de introducir mi lengua en su boca hasta casi ahogarlo.
Nos tocó la habitación 404, llegamos tan desesperadamente ansiosos que hasta la puerta quedó abierta. Hernán tiro el cuchillo al piso y me pidió que lo levante, justo mientras me agachaba para obedecerle vino por detrás y me tumbó en la cama, boca arriba, levantó el cuchillo del piso y me cortó violentamente la blusa para poder masticar mis pechos sin interferencia. Me gustaba. Hasta ahí, me gustaba.
Luego bajó hasta mi pollera y la arrancó con fuerza, desde mi ombligo sonreía con ese gesto que me llevaba a la locura, y bajando un poco mas hacia mis piernas, me mordió. Fuerte. Profundo. Desde los rombos de mis medias brotaba un hilo de sangre, yo me sentía Mina, yo lo creía Drácula. El hilo de sangre corría angosto y lento sobre las sábanas descoloridas por las luces. “Y ahora sos mía”, me dijo. La frase me llevó al éxtasis total. Suya, soy toda suya…pensaba entre gemidos, y mientras mi Drácula mordía nuevamente mi piel, un relámpago entró por la ventana iluminándole la boca manchada con mi sangre y mentiría si dijera que no me asusté un poco, pero Hernán estaba tan peligrosamente lindo que lograba desatar mis peores instintos.
Siempre es triste despertarse en un hotel de esos. Las luces contrastan feo con el día que se asoma por las rendijas de las persianas. Amanecí con un leve dolor de cabeza, algo confundida y muy sedienta. Al lado mío estaba Hernán, los recuerdos de la noche pasada eran vagos. Giré en la cama para abrazarlo, pero sentí una molestia en mis piernas. La sábana estaba pegada a ellas, me incorporé y encontré el motivo, sangre seca.
Recordé todo y entendí que tenía que escaparme.
Me fui. Lo dejé. Me llevé su abrigo para cubrirme, mi blusa roja estaba destrozada y las medias red no tenían con qué sostenerse. Corrí un taxi y me subí, el chofer me espiaba por el espejo, y yo acomodaba mi rostro manchado de sangre y rimmel.
Las últimas palabras que escuchó Hernán fueron reveladoras, antes de clavarle el cuchillo en la garganta le dije : sabés que pasa? Vos jugabas a ser Drácula, y hasta pensabas que eras Vlad Tepes, pero yo, querido mío, yo…soy una Mina.

Sorpresas

Al principio era un bolso como todos, solo que algo en él me perturbaba, no sé explicarlo. Parecía mirarme, por las noches percibía su presencia, su olor, su sonido.
Un bolso que suena? me preguntaba. Sí, éste sonaba muy fuerte, al punto de desvelarme.
Un día lo guardé bajo llave para sentirme a salvo, y ese día todo fue diferente, sintiéndome libre, despreocupado, casi casi feliz.
Al salir del trabajo ansiaba volver a casa solo para no verlo. Esas pequeñas alegrías de quienes, como yo, se conforman con poco.
El problema surgió al querer entrar, algo en la cerradura estaba mal. Miré bien de cerca ya que esta miopía no me permite ver nada que esté a mas de diez cm. Creí que estaba imaginándolo, pero no, de la cerradura salían pelos largos, crespos, temibles, no pude entrar. Llamé al cerrajero sin explicarle, claro, lo de los pelos; pensé que mis años de bebedor estaban empañando la realidad.
El cerrajero nunca llegó. Hoy me levanté temprano. No puedo moverme. No sé adonde estoy, creo que en el palier de un edificio. Todos pasan y me saludan. Inclusive aquella mujer de cabello largo, que sale de mi departamento y me dice “hasta luego” .

Red

Lo que más le gustó a Hernán de mí, fue el hecho de no haberme tenido que pedir nunca que me ponga medias de red.
Solía enfundar mis piernas con ellas a menudo. No había necesidad de hacerlo cuando vestía mi minifalda de cuero diminuta y los tacos de charol, pero lo hacía de todas formas. Necesitaba ver mis piernas pidiendo escapar entre aquellos rombos negros, jugaba cambiándoles la forma, me divertía ver como mi trasero quedaba dibujado luego de haber estado sentada un largo rato. Después descubrí que podía usar unas más cortas, con porta ligas, entonces desaparecieron los dibujos en mi trasero, pero a cambio obtuve la diversión asegurada con Hernán.
Hernán amaba desabrochar las medias del porta ligas con un cuchillo entre los dientes. Tenía el don de llevarme a un punto en el cual todo podía ocurrir. Hasta ver cómo desenfundaba un cuchillo a centímetros de mi entrepierna, y desfallecer de ganas de que hiciera cualquier cosa con mi cuerpo. Lo que sea. Y cuando digo “lo que sea” lo digo con total conciencia de lo que aquello significaba. El sentimiento era tan aterrador como excitante, y la sonrisa de Hernán era para mí, el Infierno y el Edén al mismo tiempo.
Ese día nos encontramos en el bar de siempre.
Yo tenía mis medias red, zapatos de tacos altísimos, una blusa roja excesivamente escotada y una mínima pollera negra con tablas para que no se note el porta ligas.
Lo saludé con una mordida en los labios, eso siempre le provocaba una sonrisa que a mí, me provocaba ganas de morir acuchillada por él en el hotel mas cercano.
A cinco cuadras del bar estaba nuestro hotel de siempre.
Caminé ese tramo provocándolo y prometiendo miles de vejámenes, le pedí el cuchillo y mientras caminaba, levanté mi pollera y corte uno de los ganchos que sujetaban las medias, me lo puse en la boca y de un beso se lo di. “Te voy a matar”, me dijo entre risas y besos. “Matame”, le dije antes de introducir mi lengua en su boca hasta casi ahogarlo.
Nos tocó la habitación 404, llegamos tan desesperadamente ansiosos que hasta la puerta quedó abierta. Hernán tiro el cuchillo al piso y me pidió que lo levante, justo mientras me agachaba para obedecerle vino por detrás y me tumbó en la cama, boca arriba, levantó el cuchillo del piso y me cortó violentamente la blusa para poder masticar mis pechos sin interferencia. Me gustaba. Hasta ahí, me gustaba.
Luego bajó hasta mi pollera y la arrancó con fuerza, desde mi ombligo sonreía con ese gesto que me llevaba a la locura, y bajando un poco mas hacia mis piernas, me mordió. Fuerte. Profundo. Desde los rombos de mis medias brotaba un hilo de sangre, yo me sentía Mina, yo lo creía Drácula. El hilo de sangre corría angosto y lento sobre las sábanas descoloridas por las luces. “Y ahora sos mía”, me dijo. La frase me llevó al éxtasis total. Suya, soy toda suya…pensaba entre gemidos, y mientras mi Drácula mordía nuevamente mi piel, un relámpago entró por la ventana iluminándole la boca manchada con mi sangre y mentiría si dijera que no me asusté un poco, pero Hernán estaba tan peligrosamente lindo que lograba desatar mis peores instintos. Mucho tiempo después nos dormimos abrazados.
Siempre es triste despertarse en un hotel de esos. Las luces contrastan feo con el día que se asoma por las rendijas de las persianas. Amanecí con un leve dolor de cabeza, algo confundida y muy sedienta. Al lado mío estaba Hernán, todavía durmiendo, los recuerdos de la noche pasada eran vagos. Giré en la cama para abrazarlo, pero sentí una molestia en mis piernas. La sábana estaba pegada a ellas, me incorporé y encontré el motivo, la sangre seca. Desperté a Hernán con malos modos, reprochándole el haberme lastimado, pero su peligrosa sonrisa me atrajo nuevamente y con un gran esfuerzo logré resistirme a sus encantos. Me fui. Lo dejé. Me llevé su abrigo para cubrirme, mi blusa roja estaba destrozada y las medias red no tenían con qué sostenerse. Corrí un taxi y me subí, el chofer me espiaba por el espejo, y yo acomodaba mi rostro manchado de sangre y rimmel. Las últimas palabras de Hernán al despedirnos fueron reveladoras, quizás alguna vez deba agradecerle por haber puesto, sin querer, un freno a mis impulsos.” Sabes que pasa?”, me dijo mientras yo escapaba de la habitación, “vos jugabas a ser Mina, y te gustaba que yo sea Drácula, pero yo, chiquita mía, soy Vlad Tepes”.